maxim-potkin-vrJeY7-8aIE-unsplash

Seguros de caza: tu mejor protección

Para salir de caza de manera legal en España, es obligatorio estar en posesión de una licencia y un seguro obligatorio. Una póliza diseñada para proteger al asegurado frente a las reclamaciones de terceros por daños ocasionados. Esta protección se aplica a daños corporales provocados por el tomador o por los perros de caza que lo acompañan. Cabe señalar que el seguro de caza no tiene validez fuera de España.

El seguro de cazador tiene dos coberturas básicas. Por un lado, la Responsabilidad Civil. En base a los límites fijados en el Reglamento del Seguro de Responsabilidad Civil del Cazador, es la obligación de cualquier cazador que porte armas de indemnizar a terceros por los daños personales causados durante la práctica de la caza. Y, por otro lado, la reclamación de daños de manera amistosa o por vía judicial.

¿Es obligatorio?

En base a la normativa vigente en España en estos momentos, es obligatorio estar en posesión de una licencia de caza expedida por la comunidad autónoma. Para tener la licencia, se establecen los siguientes requisitos: licencia de armas y seguro de Responsabilidad Civil.

Según establece la Ley 1/1970 de Caza, siempre que una persona lleve un arma de fuego para la práctica de la caza, debe tener contratado un seguro. Por lo tanto, no todas las personas que participan en una cacería deben contar con un seguro de caza obligatorio. Si alguien acude a modo de acompañante, ojeador o perrero no tiene por qué tenerlo. Únicamente se aplica a quienes llevan armas.

Con la cobertura de Responsabilidad Civil, en caso de daños personales de terceros, la compañía aseguradora se hace cargo de los gastos y posibles indemnizaciones, siempre y cuando el accidente no haya sido provocado por una negligencia por parte del perjudicado.

Coberturas adicionales

En el seguro de caza también se puede asegurar a los perros, aunque deben cumplir una serie de requisitos: los animales han tenido que recibir adiestramiento para esta actividad y tener entre dos y diez años.

También se puede asegurar el arma. En este caso, la compañía aseguradora se haría cargo de los gastos y las indemnizaciones por los daños producidos por el arma: pérdida del arma por robo en el campo o en el interior del vehículo durante el desplazamiento o pérdida del arma por una explosión.

Otra de las coberturas opcionales del seguro de caza es la de accidente, que cubre la muerte o invalidez permanente del asegurado, siempre y cuando esta circunstancia se derive de la práctica de la caza. Para recibir la indemnización, el accidente se tiene que producir en un día hábil para cazar y el cazador debe estar en posesión de la licencia de caza.

¿Hay limitaciones?

Del mismo modo que el resto de las pólizas, el seguro de caza tiene una serie de limitaciones que conviene saber de antemano. La compañía aseguradora no tiene obligación de indemnizar a un tercero si el accidente ha sido provocado por negligencia suya. Tampoco tiene por qué responsabilizarse de los actos derivados del manejo de un arma si el cazador ha consumido alcohol o drogas. Como resulta lógico, la póliza no ofrece ninguna cobertura si el cazador practica la actividad sin la correspondiente licencia o en zonas prohibidas.

En Generación Plus somos una correduría de seguros de plena confianza. No somos un comparador, ni un robot ni un calculador, sino un equipo de profesionales que ofrecemos a nuestros clientes un servicio cercano de la mejor calidad. Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para que busquemos el seguro de caza con máximas coberturas al mejor precio para ti.

HABLA CON NOSOTROS

Mándanos un mensaje en el formulario y te contestaremos en el mejor tiempo posible.

comparte

Publicaciones recientes

Te llamamos gratis ahora