sebastian-pociecha-z40srU0ugCk-unsplash

Tu viaje de caza totalmente tranquilo

Los daños por accidente de caza son muy frecuentes, y las causas de estos pueden ser de lo más variadas: fallo de los cazadores, infracción… En base al Real Decreto 63/1994 es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil del cazador para obtener la licencia de caza y poder realizar esta actividad.

¿Cuáles son las coberturas?

El seguro obligatorio de caza cubre los daños corporales a terceras personas, siempre y cuando el accidente se produzca en un día hábil para la caza, el cazador tenga la correspondiente licencia y en el lugar esté permitida la actividad de la caza.

Al igual que ocurre con otras pólizas, de manera adicional a la cobertura básica, se pueden contratar otras garantías opcionales para tener un seguro 100% personalizado:

  • Responsabilidad civil suplementaria: esta cobertura amplía el límite del seguro básico para garantizar el pago de las indemnizaciones para hacer frente a los daños tanto físicos como materiales causados a terceros. En esta garantía también se incluyen las costas judiciales y las fianzas, a excepción de las posibles multas o sanciones.
  • Accidentes personales del cazador: una cobertura que cubre los accidentes que puede sufrir el propio cazador durante la práctica del tiro deportivo o la caza. Además, el cazador está cubierto en los desplazamientos desde su casa a las zonas de caza. La compañía aseguradora cubre los gastos del traslado hasta el hospital, así como de llevar el vehículo desde el sitio del accidente hasta el lugar que se indique.
  • Caza en el extranjero: para realizar un viaje de caza totalmente tranquilo al extranjero, es necesario contratar esta cobertura. Ofrece protección fuera del territorio nacional, en cualquier parte del mundo, y cubre la responsabilidad civil, los gastos de cancelación del viaje y los accidentes personales.
  • Defensa jurídica: en algunos casos, los daños por accidente de caza que se provocan pueden suponer una infracción penal, por lo que esta es una de las coberturas opcionales que más merece la pena contratar. Cubre la reclamación de daños y perjuicios, y la defensa penal del asegurado.

En lo que respecta a los perros, también se pueden incluir en el seguro de caza, siempre y cuando cumplan algunos requisitos: deben haber recibido adiestramiento para esta actividad y estar debidamente acreditado, y su edad debe oscilar entre dos y los diez años.

También se puede asegurar el arma para que, en caso de pérdida o robo de esta, la compañía aseguradora se haga cargo de los daños.

A la hora de contratar el seguro de caza, es de especial interés conocer cuáles son las limitaciones de este antes de firmar el contrato con la compañía aseguradora. Esta no tiene obligación alguna de indemnizar a un tercero si el accidente ha sido consecuencia de una negligencia suya. Tampoco tiene por qué responsabilizarse de los actos derivados del manejo de un arma si el cazador está bajo la influencia de las drogas o el alcohol. Por supuesto, la póliza no ofrece ninguna cobertura si el cazador practica la actividad sin la correspondiente licencia o en zonas prohibidas.

Por último, queremos hacer hincapié en la importancia de contratar la cobertura de caza en el extranjero si se va a practicar esta actividad fuera del territorio nacional. De lo contrario, si ocurre cualquier tipo de incidente, el cazador se enfrentaría a una sanción económica y, además, tendría que hacer frente a los gastos derivados del mismo.

En Generación Plus somos una correduría de seguros de plena confianza y calidad. Podemos ayudarte a encontrar el seguro de caza que mejor se adapta a tus necesidades y presupuesto.

HABLA CON NOSOTROS

Mándanos un mensaje en el formulario y te contestaremos en el mejor tiempo posible.

comparte

Publicaciones recientes

Te llamamos gratis ahora